Cargando la página...
por favor espere

 
Documento sin título
E-mail
Contraseña
Registrate para agregar tus poemas
[ inicio ]
Categorías
Agradecimiento (82)
Amistad (134)
Amor (3165)
Cómicos (38)
Consuelo (64)
Cortos (130)
Eroticos (96)
Familiar (74)
Fechas especiales (45)
Infantiles (77)
Nostalgia (426)
Otros (669)
Pensamientos (748)
Religioso (86)
Traición y odio (123)

Hojas Creativas

Publicidad


ROGAD DE MI Y YO DE TUS PECADOS


1

La oscuridad es mi camino

Las tinieblas mi trono

La agonía de los muertos, vos mis alientos

Las montañas de Cardamon ocultan mis sentimientos

Pero ciento que mi Dios está muerto

 

Cuando despierto en las dolientes mañanas que esperan en las puertas del cielo

Y mi sexto sentido se activa viéndolo sin anhelo

Aquel caballero que se vestía de negro

Solo lo veo en mis prohibidos sueños

La mujer de la sangría en su cabello que decía: yo te quiero

Desvelaba sus noches y en la luz dormía como perros

 

Y las melodías de aquellos Kotos que rezumbaban en mis oídos

La princesa del lago Cristal era ella y sus dedos

Oh mi señor pero que es esto

Pues siento que estoy desecho

Aquella melodía hacia un desdicho

Pues no sabía lo que mi Dios me había dicho

 

Bebe de mí y vivirás eternamente

Que no se  te cierre la mente, pues hay están tus lentes

Y la señal de un fin se acerca y no nos damos cuenta

Pues nos creemos dioses

Y dios es el único en este sendero sin rentas

 

 

Limpia la frialdad de mi alma e implora un beso en mis helados labios

Pues hay residen los muertos

Artemisa implora por la pérdida de su virginidad

Pues soy su Orión y Alfeo al mismo tiempo

Que será de mí si soy pecado y  maldad

He nacido así y nadie me cambiara

 

Al final de la noche las sirenas cantan

Y Kuchisake-onna quiere que sea su marido

Pero Zeus solo sabe mi secreto

Pues no he sido muy discreto

Que será de mi caballero pues aun lo deseo

Solo pienso en algo y es su cabello sereno.

2

Los malditos ángeles del hambre

Se azotaban contra mi puerta

Pues era el fin del hombre

Y todos nos acurrucábamos en la escalerota

Mis amigos decían: el hijo del diablo

Y yo respondía: Dios está muerto pues me ha abandonado

 

Al final de todo se invierte

Quedamos en un mundo de huellas transparentes

Solía querer mi propia muerte

Pues no mas ya que mi alma

Se siente atrapada en un mar de mil muertes

Y así concluyo el fin con la muerte de mis pecados

Bebe de mí que la sed no se acaba

Pues este es el Fin y la condesa lo reclama.

 



Fecha: 13/09/2013Autor: âme sans cœurVisitas: 381

Comentarios


Publicidad
 

Hojas Creativas - 2008/2018
info@hojascreativas.com


Pablo Morin
www.pablomorin.com